Descenso de nacimientos

¿Cuántos nacimientos hubo en España en 2023? Esta pregunta podemos formularla en un buscador y la respuesta será el titular que publicó recientemente en su nota de prensa el Instituto Nacional de Estadística (INE): “Durante 2023 se estima provisionalmente que hubo un total de 322.075 nacimientos en España, lo que supuso un descenso del 2,0% respecto el año anterior (6.629 menos)” Área de prensa / Notas de prensa publicadas (ine.es), constatando de nuevo la tendencia a la baja de la natalidad en España.  Según el INE “desde el año 2013, el número de nacimientos ha bajado un 24,1%.” Este descenso del número de nacimientos se produce también de forma generalizada en los países de la Unión Europea. Datos muy preocupantes que conllevarán a que en el futuro haya países más envejecidos, con más personas mayores que jóvenes, pues afortunadamente también hay un aumento de la esperanza de vida.

El desarrollo económico y social de los últimos años, el estilo de vida que llevamos, la realidad social en la que nos encontramos, la incorporación de la mujer al trabajo, y las nuevas estructuras familiares, entre otras, son algunas de las razones que provocan que haya una disminución del número de nacimientos; además la precariedad laboral y los problemas para conciliar la vida familiar y laboral provocan que los jóvenes hoy en día se planteen si tener hijos o no.   Y, otra cuestión importante, con respecto a años atrás, es que en la decisión de tener o no tener hijos se encuentra el condicionante de que ahora el interés personal se prioriza más, en el sentido de no querer renunciar a ninguna de las comodidades que se tienen por la crianza de un hijo, a disfrutar del tiempo libre o el hacer las actividades que cada uno quiera, sin tener que asumir la educación de un niño o niña. Cada vez somos más individualistas.

Artículo relacionado:   Instinto de protección paterna

¿Desde las instituciones se puede hacer algo? Es urgente que desde el Estado y las administraciones se apueste por el diseño de políticas públicas sociales y familiares,  políticas dirigidas a las familias, que  favorezcan el aumento de nacimientos de bebés, teniendo en cuenta a las familias que quieran tener hijos, con recursos y ayudas económicas directas,  medidas que conlleven la estabilidad en el empleo o reduzcan la precariedad laboral así como aquellas que eliminen las barreras para compaginar las responsabilidades laborales y familiares; así como facilitar el acceso a la vivienda de los jóvenes que quieran formar una familia.

Aunque la elección de tener o no hijos siempre será una decisión entre la pareja, las administraciones deberán fomentar el sí a la vida y la natalidad.

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑