Divorciados y comunión eucarística

comunión

Con ocasión de los Sínodos sobre la familia, intencionadamente se ha provocado cierta confusión en importantes cuestiones sobre el matrimonio, poniendo en boca del Papa afirmaciones que no ha hecho. Una de estas cuestiones es la de los divorciados y comunión eucarística.

En la práctica de la Iglesia los católicos divorciados vueltos a casar no son admitidos a la comunión sacramental. ¿Por qué esta praxis? Las razones por las que la Iglesia actúa de este modo se apoyan en principios objetivos de orden sobrenatural, no son de carácter puramente racional. Si las razones eclesiales fueran fruto de un razonamiento puramente humano, serían susceptibles de revisión, de cambio e, incluso, de ser calificadas de intolerantes y discriminatorias.

¿Cuáles son estas razones? El matrimonio cristiano está íntimamente relacionado con el amor de Cristo a la Iglesia. Los esposos cristianos al contraer matrimonio establecen un vínculo de amor que es signo del amor infinito de Cristo a la Iglesia que se manifiesta en su donación en la Eucaristía. Si alguno de los esposos intenta romper ese vínculo por contraer  nuevas nupcias en el ámbito civil, serían estos mismos contrayentes los que impedirían que se les admitiesen a la comunión, ya que su estado y situación de vida contradirían objetivamente la unión de amor de Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en la Eucaristía.

Sin embargo, estas personas deben saber que la Iglesia las ama, no está alejada de ellas y sufre por su situación. Además, como bautizados, tales fieles están llamados a encontrar caminos de conversión y a participar activamente en la vida eclesial de modo que desarrollen cada vez más su pertenencia a Cristo y a la Iglesia con la oración, la escucha de la Palabra de Dios, la frecuencia a la liturgia, la educación cristiana de los hijos, con la caridad y el servicio a los pobres, etc. Por tanto, estas personas han de comprender que, aunque hayan roto el vínculo matrimonial y por ello no tengan acceso a la Eucaristía, no deben perder la esperanza en la gracia de Dios.

Grupo AREÓPAGO

Los comentarios están cerrados.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑