La fidelidad no está de moda

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define poliamor como: “relación erótica y estable entre varias personas con el consentimiento de todas ellas”. Este término empezó a usarse por primera vez en 1900 en un artículo periodístico pues hasta entonces era una palabra desconocida, y se utilizaba el concepto “intercambio de parejas”. Es en diciembre de 2021 en una actualización del diccionario de la RAE cuando se incluye esta nueva palabra en el vocabulario.

De nuevo estos días vuelve a ser noticia este término” poliamor” en España porque según la última encuesta del CIS “más del 40 % de los españoles cree en este tipo de vínculos”. Esto no significa que se practique, pero si, casi la mitad de los encuestados está a favor de las relaciones abiertas entre las personas.

Al igual que poliamor fue aceptado por la RAE en 2021, también se integró en nuestro vocabulario el término “nueva normalidad”, y en esta “nueva normalidad” se comprueba que la fidelidad no está de moda; los pilares de una relación en pareja estable están en crisis. La “nueva normalidad” de la sociedad actual nos quiere mostrar un amor efímero, un amor superficial, un amor sin problemas, un amor satisfactorio y de deseo, algo pasajero que se vive intensamente pero que no tiene porqué perdurar. Un amor sin compromiso.

Artículo relacionado:   Cultura, valores y banderas

Para los cristianos el amor de Jesucristo es el ejemplo de amor conyugal; es el modelo por lo que un hombre y una mujer se aman incondicionalmente, compartiendo una vida de comunión, cultivando y cuidando el amor cada día. Por esto es preocupante leer titulares como los del CIS que demuestran que la fidelidad ya no es un valor presente entre la sociedad, ya no es una virtud fundamental en las relaciones de pareja estables, sobre todo en las nuevas generaciones que lo están normalizando.

La fidelidad a una persona que se ama ya sea en el matrimonio como en el noviazgo es la base de cualquier relación y significa respeto, caridad, confianza el uno en el otro. Pero el amor necesita constancia, dedicación y atención, aspectos poco compatibles con el concepto de poliamor.

“Carpe diem” es lo que se desea ahora. Lo importante es vivir el momento presente con quién sea;  es por esto es necesario que la sociedad comprenda lo que significa la perseverancia y la lealtad, no sólo en el amor sino en la vida, lo que significa amar de verdad a la otra persona sin tener que compartirlo con nadie más, tal y como nos lo describe San Pablo en la primera Carta a los Corintios “El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca”. 

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑