carnaval

Posiblemente el carnaval sea la fiesta que más personas celebran y festejan en todo el mundo. Cada año con la llegada del carnaval los cristianos nos vemos ridiculizados por las alusiones a las referencias religiosas, con un uso de disfraces cristianos y de parodias sobre hechos cristianos que implican una falta de respeto hacia nosotros. Son numerosos los disfraces de obispos, sacerdotes, etc…pero al igual que está prohibido disfrazarse de las Fuerzas de Seguridad del Estado, ¿por qué sí se permiten las máscaras y trajes relacionados con nuestra religión? Así ha ocurrido hace unos días en el desfile de Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, cuyo ganador fue una “virgen drag”, que escenificó la crucifixión de Cristo.

Desde los orígenes del carnaval la burla, la ironía, el humor, la caricatura y la sátira se repiten en cada fiesta y van todos de la mano, pero junto a todo esto el respeto a las creencias religiosas tiene que tenerse en cuenta. Se pide respeto ante nuestras creencias. Sólo es respeto por el otro, pero parece que durante las fiestas de carnaval, el “todo vale” se permite y las manifestaciones carnavaleras tienen licencia para expresar sus opiniones, mediante comparsas, disfraces o celebraciones festivas, aunque suponga reírse de los demás, sin ningún tipo de pudor, ni de consideración.

Es cierto que la libertad de expresión es un derecho fundamental que todos tenemos reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero este derecho tiene unos límites y  no incluye, entre otros, el molestar o la falta de respeto al otro por sus creencias o ideologías, debe ejercerse con responsabilidad. Libertad de expresión, pero con unos límites. Libertad de expresión. No libertinaje.

¿Dónde están los límites a la libertad de expresión? Una vez más hay que hacerse esta pregunta. ¿Por qué no se respeta a las creencias religiosas? ¿Por qué la libertad es tan amplia para algunos?

El Papa Francisco en 2015 dijo: “no puedes provocar. No puedes insultar la fe de otros. No puedes burlarte de la fe”

 

 

Grupo AREÓPAGO