Los grandes olvidados

Uno de los grupos más vulnerables de esta horrible guerra, fruto de la invasión de Rusia a Ucrania, son las personas mayores; ciudadanos ucranianos que no pueden huir; que están impedidos físicamente para salir de sus casas para ir a los refugios porque están limitados físicamente; con problemas de salud o dependientes de sus cuidadores; incluso las que viven solas, mientras las bombas y misiles caen sobre ellas, quedando atrapadas en sus ciudades; y es en este escenario bélico donde las personas de la tercera edad sufren especialmente . Todos sufren, mucho, pero los hay que más y parecen olvidados.

HelpAge España, organización que ayuda a las personas mayores para que puedan disfrutar de una vida digna, segura, activa y saludable, informa que las personas mayores en Ucrania se enfrentan al abandono y al aislamiento; y esta situación no sólo sucede en este conflicto sino en todos los países en guerra. Nuestros mayores son tantas veces  los grandes olvidados.

Y es que no sólo la guerra está evidenciando el drama de las personas mayores, sino la pandemia de la Covid-19 ha agravado la situación de estas personas tan vulnerables con consecuencias negativas sobre su salud, como son la soledad y la depresión, agudizándose también en muchos casos enfermedades que ya tenían.  Además, están sufriendo los problemas económicos de esta crisis sanitaria y ahora de guerra, viviendo con dificultades económicas, en riesgo de pobreza y desamparo.

Artículo relacionado:   Firma invitada de don Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo emérito de Toledo: "Actuación del Apóstol en la colina del Areópago de Atenas"

Hace falta seguir atendiendo y protegiendo a las personas en edad avanzada en nuestra sociedad, no sólo a nuestras personas queridas sino también a todas aquellas que viven solas, que necesitan compañía y que presentan deficiencias económicas, sociales y sanitarias; garantizar el bienestar de nuestros mayores debería de ser uno de los objetivos de cualquier Administración; prestando atención a aquellos que en su día fueron jóvenes y a los que les debemos tanto. Necesitan de todos nosotros; ahora más que nunca es imprescindible nuestra ayuda y solidaridad.

Los ancianos también sufren el impacto de la cultura del descarte reinante en la sociedad actual. Se excluye a esta población porque a veces ya no son valorados; ellos requieren también de nuestro tiempo y de nuestros cuidados, pues no son invisibles,  sino que precisan de nuestro respeto y protección.  Las  administraciones públicas y aquellos que las gobiernan tienen que impulsar y fortalecer  políticas sociales de atención a estas personas más mayores.

Recordemos las palabras del Papa Francisco, el 25 de julio de 2021, en la homilía con motivo de la Jornada Mundial de los Abuelos y Ancianos, donde pidió cuidar a los mayores porque “no son sobras de la vida o desechos que se deben tirar, sino personas que se han ocupado de criar a las generaciones más jóvenes, de darles amor y comprensión”.

Artículo relacionado:   Firma invitada de don Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo emérito de Toledo: "Ver el mundo de otra manera"

GRUPO AREÓPAGO

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑