Leer me hace libre

“El mejor lector joven del mundo es extremeño y se llama Sergio” fue uno de los titulares de los medios de comunicación cuando informaron que este joven había ganado el premio Odilo Young Readers 2019, entregado el pasado 6 de febrero en Bruselas. Una iniciativa de una compañía española con financiación europea, que impulsaba el fomento de la lectura en colegios y universidades. En la página web del premio (https://www.odilo.es/young-readers-award/ ) se “establece el ranking mundial de lectores entre millones de personas que tienen acceso a contenido digital, a través de escuelas y bibliotecas que utilizan servicios de lectura digital”.

A este respecto, según la Federación de Editores de España, en su informe sobre Hábitos de lectura y compra de libros en España en 2018  http://federacioneditores.org/lectura-y-compra-de-libros-2018.pdf,  “el 67,2% de la población lee libros, un 59,7% lee libros por ocio, en su tiempo libre (con tendencia ascendente) y el 28,9% lee por motivos de trabajo o estudios”, población de más de 14 años. Aunque según este informe se ha producido en los últimos ocho años un aumento de lectores frecuentes, sólo un 49,3% de la población son lectores frecuentes.

Por este motivo iniciativas de fomento y de animación a la lectura, con financiación europea, son loables y necesarias en esta sociedad porque los beneficios de la lectura son indiscutibles para todos nosotros.  Leer nos ayuda a adquirir conocimientos, vocabulario y cultura; a mejorar nuestras habilidades comunicativas y comprensivas, a que nuestra imaginación vaya en aumento. Quien lee tiene capacidad para concentrarse mejor y prestar atención sobre algo en particular.

Artículo relacionado:   Firma invitada: Don Jaime Serrada Sotil. Educar el corazón

Leer nos permite crear nuestras opiniones en un mundo donde es fácil manipular la opinión de cada uno a través de las fake news, de las redes sociales y de la ingente cantidad de información que hay en internet que nos hace difícil distinguir la verdad de la falsedad. Los niños desde su más tierna infancia están expuestos a estos riesgos, los riesgos del siglo XXI,  por lo que el fomento de la lectura en los niños y jóvenes debe ser una de las prioridades familiares y escolares. Lo hábitos de lectura deben comenzar desde que los niños empiecen a leer, ya sea en papel o en digital, para mejorar su creatividad, su razonamiento y su comunicación.

Mañana es el día del Libro, el 23 de abril ayudemos a que nuestros jóvenes y mayores se acerquen a la lectura.  Ayudémonos todos. ¡Siempre es bueno leer! ¡Más y mejor”. Porque leer es libertad. Libertad para vivir, libertad para soñar, libertad para pensar.

GRUPO AREÓPAGO

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑