La técnica  INVOcell

El 2 de noviembre de 2023 algunos medios de comunicación se hacían eco del hecho del nacimiento en España, en concreto en Mallorca, del primer bebé de Europa gestado por sus dos madres, siendo la primer vez que se consigue realizar la técnica  INVOcell con éxito en Europa. El bebé, llamado Derek, nació el pasado 30 de octubre en el Hospital Juaneda Miramar, y según la noticia, fue concebido por dos mujeres simultáneamente.

La técnica INVOcell permite lo que consideran una co-gestación de un embrión por parte de dos mujeres, es decir, una de las mujeres es usada como si fuere una probeta donde se fecunda el embrión, al colocar debajo de su cuello interino  un dispositivo especial donde se depositan los óvulos  junto a los espermatozoides para posteriormente  ser introducido en la vagina de la mujer  donde el embrión permanece tres  días , y allí  se producen las primeras divisiones embrionarias; Pasados estos tres días, el ginecólogo retira el dispositivo, se comprueba el número de embriones  que se han desarrollado y se elige cual o cuales serán transferidos al útero de la segunda mujer. Los embriones sobrantes o son destruidos o vitrificados para ser transferidos en otra ocasión.

Una vez más, nos encontramos con los ya conocidos problemas éticos de gran calado, como la selección embrionaria, la destrucción de aquellos embriones no aptos, la vitrificación de los sobrantes para futuras inseminaciones, al tratarse de vidas humanas que se reducen a mero material genético y por tanto, perfectamente desechables a las que no se les reconoce dignidad alguna.

Artículo relacionado:   Iglesia y homosexualidad

El argumento para la utilización de la técnica INVOcell, según la noticia, es el deseo de ambas mujeres de participar emocionalmente en el tratamiento, alternando la gestación del embrión en sus respectivos úteros. Sin embargo ¿Es un embarazo una enfermedad que necesita de tratamiento médico? Según las OMS se define el embarazo como los nueve meses durante los cuales el feto se desarrolla en el útero de la mujer, por lo que es una etapa en la vida de la mujer, no una enfermedad.

¿Es el embrión un juguete donde ahora lo tienes tu ahora lo tengo yo por la emoción que ello produce? ¿Hemos normalizado que la maternidad puede ser de cualquier manera haciendo desaparecer la paternidad?

Llegados a este punto, tendremos que no cansarnos en repetir que jamás una mujer biológicamente puede producir un espermatozoide y que solo el ser humano puede ser concebido por la unión óvulo-espermatozoide. Todo lo demás enmascara y altera la realidad biológica de ser padres, en un intento más de ser como dioses.

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑