La ciudad se llenó de alegría

La última semana de abril el Sr. Arzobispo dio comienzo la visita pastoral al arciprestazgo de Villacañas. Los días 28 y 29 los pasó en la parroquia que lleva tal nombre.

A grandes rasgos le aguardaba una agenda apretada. Visita a Colegios, Institutos, Ayuntamiento, Centro Ocupacional, niños de catequesis, catequistas, Hermandades, Grupo de jóvenes, novenas al Cristo de la Viga, comuniones a enfermos, encuentro con voluntarios al servicio de la caridad, con las dos Congregaciones Religiosas sitas en la parroquia, grupos apostólicos y de formación, entrevistas personales y eucaristía.

Lo sorprendente no es lo que se hizo, ni cuanta gente hubo, ni si se planteó un proyecto eficaz. Nada de eso. Lo sorprendente es el tono de alegría serena y cordialidad sincera entre los que participamos. En el fondo fue un compartir  que queremos vivir y estamos viviendo: el amor de Jesús que mueve a servir al prójimo. Don Francisco lo anunció en las primeras vísperas: “la Iglesia evangeliza diciendo que Dios te ama”. Y la Iglesia en Villacañas lo dice y lo procura hacer, en medio de mil dificultades, limitaciones y errores. Pero refrescar ese tesoro del mor de Jesús, ue él mismo ha dejado en la comunidad de sus seguidores, da sentido al ser y obrar de la Iglesia.

Nuestro tiempo está marcado por el eficientismo de la técnica: todo pensado, medido y consumido. Y esta huella está configurando incluso el modo de relacionarse las personas. Pero ningún programa puede producir la venida de Dios a la vida del hombre concreto. Esta iniciativa a tomó Jesús de Nazaret por pura benevolencia, e introdujo el Reino de Dios en la historia concreta de hombres muy concretos.

Artículo relacionado:   Firma invitada de don Braulio Rodríguez: Nuestras prioridades en los momentos que vive la humanidad

En Villacañas muchos cristianos y no cristianos están comentando la alegría de esta visita tan…personal. Exponer y escuchar, hacer memoria, proponer y apoyar. Vivir. Vivir cristianamente en la Iglesia de Jesús.

Y como sucedió hace dos mil años en una ciudad de Samaría, tras la predicación del diácono Felipe, “el pueblo de Villacañas se llenó de alegría”.

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑