Fin de curso

educacion

Hace pocas semanas terminaba el curso escolar. Todavía estamos esperando el pacto educativo; pacto demandado por toda la comunidad educativa que esperamos pondrá fin a la sucesión de reformas de los últimos años, ya que desde que comenzó el siglo hemos tenido en España, tres sistemas educativos diferentes.

La sociedad, los medios de comunicación, los tertulianos, las redes sociales opinan sobre el sistema educativo y sobre los docentes. Las percepciones que se vierten en estos medios muchas veces nacen de la impresión que nos puede producir una noticia, o un dato (un caso de acoso escolar, los datos del informe PISA, el calor de los últimos días que hacía casi imposible impartir clase). Algunos, como prestidigitadores de feria, inventan soluciones rápidas y fáciles para hacer frente a las dificultades del momento que vivimos en la comunidad educativa.

Escuchando noticias, leyendo comentarios, hablando con padres y profesores podemos esbozar algunos rasgos del pacto que necesita nuestro sistema educativo. El pacto debe nacer del artículo 27 de nuestra constitución, que es el gran consenso educativo de nuestra democracia. Cada uno de sus diez puntos recogen los pilares del sistema educativo: Derecho a la educación y libertad de enseñanza. Finalidad del sistema educativo. Primacía del derecho de los padres para elegir el tipo de educación para sus hijos. Gratuidad de la enseñanza obligatoria. Red de centros educativos que pueden ser de iniciativa social o de iniciativa pública y que son complementarios en el tenor del texto constitucional; y por tanto reconoce la libertad de creación de centros educativos. Participación en la gestión de los centros de toda la comunidad educativa. Y el deber de los poderes públicos de ayudar, organizar y velar para que los centros educativos cumplan con su finalidad.

Cada uno de estos puntos, del pacto educativo de nuestra Constitución, nos daría para una profunda reflexión, y con estas palabras lo único que pretendemos es ayudar a pensar y reflexionar. La educación y el sistema educativo es cuestión que afecta a toda la sociedad. El art. 27 reconoce que toda la sociedad debe colaborar en mejorar la educación. Y nuestra pregunta es doble: ¿Los poderes públicos cuentan realmente con toda la sociedad en este pacto educativo? ¿La sociedad, nosotros, estamos dispuestos a aportar nuestro grano de arena en el pacto educativo?

El tiempo de criticar el sistema educativo, la diversas leyes, los resultados, a los docentes ha pasado. Es tiempo de edificar, no conocemos lo que saldrá del parlamento, pero podemos contribuir a mejorar nuestro sistema educativo, si cada uno de nosotros colabora en la medida de sus posibilidades. Una buena forma de cerrar el curso y abrir el próximo.

 

GRUPO AREÓPAGO

 

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑