RTVE

RTVE

“ -¿Qué te pasa? ¿Estás triste? , le pregunta una amiga a otra mientras esperaban el bus urbano para ir a estudiar por la mañana temprano.

-¿Por qué estás triste?, insiste la chica joven.

-Porque al final hubo cobra, responde compungida la amiga”.

Esta es una de innumerables conversaciones que estos días hemos escuchado en innumerables y diversos sitios de España. Esta conversación real fue en la parada del autobús y es que España despertaba el 1 de noviembre con una noticia que parecía paralizar el mundo “¿Hubo cobra entre Bisbal y Chenoa?”. Una noticia que ha abierto telediarios; las redes sociales ardían con las respuestas, y ha llenado minutos de radio y mucha tinta de periódico.

¿Qué nos está pasando? Los medios de comunicación tienen una gran influencia mediática, de eso no hay duda. La agenda de la comunicación de las televisiones condiciona nuestro día a día. Si sale en la televisión se conoce. Las noticias son noticias mientras salgan en los titulares de televisión o de las radios o en la parte izquierda de los medios digitales o sean aperturas en la prensa escrita. Sin duda alguna ayudan en la difusión, pero también pueden contribuir a que dar relevancia a noticias que no lo son y a crear una realidad que poco puede interesar.

¿Hubo cobra entre Bisbal y Chenoa? Lejos de ser algo anecdótico, la noticia del Sí o  del No, debería darnos igual. Que nuestros jóvenes y no tan jóvenes se mostrasen preocupados porque hubo cobra es un tanto alarmante. Nos estamos perdiendo en la escala de valores y en la escala de saber qué es lo realmente importante.

Si la noticia más significativa del 31 de octubre fue que hubo “cobra” o no y que el minuto de oro de esa noche fue el “momento cobra” nos tiene hacer pensar en qué sociedad estamos creando; si nuestros hijos no duermen pensando en el desplante o no de Bisbal a Chenoa; si los medios de comunicación dedican millones de segundos a analizar desde un ángulo u otro si hubo o no cobra.

Hay noticias que nunca serán noticias porque no entran en el juego del sensacionalismo ni son mediáticamente atractivas porque no hay escándalo alguno. Hay noticias que nosotros mismos no nos creemos que sean noticias.  El Papa Francisco en el Mensaje de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de este año nos da la clave: “La comunicación tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad”. Si hubo o no cobra, ¿enriquece a la sociedad?¿Favorece el encuentro?

 

 

Grupo AREÓPAGO