Fotografía de Pixabay

Fotografía de Pixabay

“Muere en su casa solo y el cadáver lo encuentra la Policía”. “En Lorca aparece el cuerpo de una mujer en su coche después de 5 días de su fallecimiento”.  Estos sucesos cada vez son más repetitivos y además se conocen públicamente. El comportamiento de los seres humanos está cambiando. Lo demuestra cada uno de los tristes acontecimientos que diariamente conocemos –y otros que no salen a la luz-, que nos hacen darnos cuenta de la soledad del ser humano. Hechos preocupantes que ponen de manifiesto el individualismo de esta sociedad.  Muchos de los cadáveres son encontrados después de días e incluso meses, sin que nadie se percate de la falta de esa persona.

Te mueres solo y nadie se entera. Hay quienes hablan de la soledad como la epidemia del siglo XXI. Se pone en evidencia cada día. En un mundo en el que estamos hiperconectados con otras personas, que no comunicados; en el que las redes sociales y las nuevas tecnologías nos ponen en contacto con las personas que están al otro lado y a miles de kilómetros de nosotros resulta paradójico que cada vez nos sintamos más aislados socialmente, más tristes y más deprimidos. En definitiva, más solos.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) las viviendas familiares en España con una persona están por encima del 25% (4.741 de 18.562, dato del segundo semestre de 2018). Son las cifras de la soledad. Cifras que demuestran una vez más  como en nuestra sociedad hay cientos de ancianos abandonados, numerosos los inmigrantes apartados de su familia; miles de adolescentes y jóvenes discriminados y tantos hombres y mujeres que aun viviendo en familia se sienten solos. ¿Por qué en un mundo tan globalizado y comunicado el drama de la soledad es tan patente? La edad, la enfermedad, las circunstancias familiares, los divorcios y separaciones, la viudedad, las circunstancias económicas y laborales, las relaciones con los demás, la falta de creencias, etc., son algunas de las causas que generan el drama de la soledad.

Pero ¿Qué actitud debemos tomar? ¿Qué tenemos que hacer? Es necesario combatir el sentimiento de soledad, pidiendo ayuda a los demás, fortaleciendo la fe en Dios, reforzando la autoestima, y teniendo la firme convicción de que no estamos solos. Siempre hay alguien en el camino de cada uno.  Los creyentes así lo sabemos.

 

 

GRUPO AREÓPAGO