Los hijos no pertenecen, ni al estado, Sra. Ministra

Todos los hombres nacen libres e iguales ante la ley, es un derecho fundamental recogido en los diversos ordenamientos jurídicos de la mayoría de los países. Pero las personas no nacen adultas, tienen que crecer y desarrollar sus potencialidades físicas, morales, intelectuales… ¿Quién tiene la obligación, y por tanto el derecho, de cuidar que este crecimiento sea ordenado y logre la plena realización del menor? La lógica, la razón, el sentido común nos indica que ese derecho-deber corresponde a los padres. Los padres son anteriores a los estados, podríamos añadir, aunque los estados dejaran de existir los padres seguirían velando y cuidando con amor de sus hijos.

Las declaraciones de los derechos humanos y de los derechos del niño afirman que las sociedades prestan su ayuda a los padres en esta misión importante. Está previsto que cuando los padres no puedan ejercer su misión se pueda suplir esta tarea. El sentido común y la experiencia nos indican que cuando un menor se queda sin padres, o sus padres están incapacitados para ejercer la guardia y custodia, se recurre al ámbito de la familia; solamente cuando los familiares del menor no pueden hacerse cargo del mismo, es cuando el estado acoge al niño y cuida de él, buscándole una familia de adopción.   

Estos días este principio se está discutiendo, hace dos meses la Ministra de Educación decía que: el derecho de elección de centro educativo por parte de los padres no está recogido en el art. 27 de nuestra Constitución; y tras el consejo de ministros nos decía que: los hijos no son de los padres. Todo ello para justificar la imposición en el ámbito de la educación de una formación moral y ciudadana discutida y discutible. Estas afirmaciones se engloban en una corriente de pensamiento, podríamos decir progresista y reformador, que discute o niega el derecho de los padres a la educación de sus hijos conforme a sus propias convicciones morales y religiosas. Esta corriente que niega la libertad de los padres quiere imponerse, y todos los están en contra serían fascistas, anticuados, personas contra el progreso.

Artículo relacionado:   El deseado pacto escolar

¿Qué se encierra detrás de esta polémica? Es difícil dar las respuestas y explicar los matices que encierra esta polémica, pero aquí indicamos dos pistas: La primera, nace de una falacia muy extendida, los padres cuidan la comida y el vestido de los pequeños y los sabios biempensantes que nos gobiernan enseñan a nuestros hijos qué y cómo deben pensar. La segunda es la ideología de género, se quieren eliminar las diferencias entre varón y mujer, que según nos dicen es una construcción social; aunque tendríamos que preguntar ¿es construcción social nacer hombre o mujer? ¿es construcción social ser padre o ser madre?           

Los hijos no son propiedad de los padres, ni del estado. Los hijos son personas libres, que nacieron libres y tienen el derecho a crecer y ser educados por sus padres, según sus convicciones, para que llegados a la edad adulta puedan elegir el camino que quieran. Sra. Ministra, sería bueno que se preocupara por los problemas reales del sector educativo y dejara estos vaivenes ideológicos que poco o nada ayudan a construir un futuro mejor para los más pequeños.

GRUPO AREÓPAGO

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑