El peligro del amianto

Ahora está de actualidad hablar del amianto. De vez en cuando salta a los medios de comunicación el problema del amianto, no solo en Toledo sino en otras ciudades como Madrid. Este material tuvo su esplendor en los años 40, que fue cuando se comercializa por primera vez en nuestro país. Fue uno de los componentes del fibrocemento o uralita, empleado en la construcción y muy rentable para las empresas por su bajo coste y por sus propiedades aislantes y de resistencia entre otras muchas. En aquellos tiempos el amianto era una novedad con grandes ventajas, y si miramos a nuestro alrededor muchos materiales de construcción están hechos de amianto: tejas, tuberías, baldosas, muros aislantes, e incluso se usaba para la confección de trajes ignífugos como el de los bomberos o pilotos.

Parece un tema que no nos afecta, pero está en nuestras vidas.  Estamos rodeados de amianto. Un problema que nos debería de ocupar y preocupar y que las administraciones públicas deberían tomar conciencia con carácter urgente. Parece que no nos preocupa demasiado. Ya lo ha dicho la Organización Mundial de la Salud “es uno de los carcinógenos ocupacionales más importantes y provoca alrededor de la mitad de las muertes por cáncer profesional”, enfermedades graves del aparato respiratorio como por ejemplo el cáncer de pulmón, a las personas expuestas a este material por la inhalación de sus fibras entre otras causas.  Es urgente retirar el amianto porque como se ha dicho es muy peligroso, aunque no se toque ni se manipule, estamos respiramos sus fibras.

En diciembre de 2001 se prohibió en España la utilización de este material. Se prohibió pero ahora queda retirar todo lo que hay que es mucho, incluso sin localizar.  Podemos encontrar construcciones antiguas y estructuras realizadas con este material tan contaminante y nocivo.  En Toledo, en el barrio de Santa María de Benquerencia lo vemos. Los vecinos lo están sufriendo desde hace años, alzando su voz para hacerse escuchar. Es un problema de salud pública y por lo tanto las Administraciones tienen que oír a los vecinos y actuar ya, con rapidez.

¿Qué hacer? ¿Por dónde empezar? El problema lo saben y lo conocen; ahora es preciso actuar rápidamente creando comisiones en las que se cuente con la voz de los vecinos como ha sido el caso del Ayuntamiento de Toledo. No sólo es necesaria la creación de una comisión, sino es preciso que se cumplan las medidas de seguridad exigidas por la normativa medioambiental para la retirada de los residuos y la concienciación del peligro que supone la presencia de estos restos en la población. Y es ahí donde está el reto y donde está la responsabilidad de las Administraciones Públicas competentes en este área.  Actuar con rapidez; la salud, nuestra salud está en juego.

GRUPO AREÓPAGO

Deja un comentario de forma respetuosa para facilitar un diálogo constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑