Historias e ideologías

fiesta-nacional

En torno al 12 de octubre, fiesta nacional de España y Día de la Hispanidad, se viene produciendo en los últimos tiempos, a través de signos, manifestaciones y discursos de todo tipo, acalorados debates sobre el significado de estas fiestas y de los acontecimientos históricos que dan sentido a su celebración. Debates en los que se aprecia un afán desmesurado de algunos sectores y grupos ideológicamente definidos  por corregir la historia sin la aplicación rigurosa y seria de la metodología crítica y profesional propia de la ciencia historiográfica.

No cabe la menor duda de que la Historia es un factor esencial en la edificación de la identidad de un pueblo. El conocimiento del pasado hace posible en el plano individual y colectivo la construcción del presente. Pero la historia no es solamente un pasado. “La historia es algo vivo que nos acompaña en todos los momentos de nuestras vidas”, dice Erich Kahler (1964). En todas las culturas y situaciones históricas, para bien o para mal, los acontecimientos intervienen de una manera decisiva en la construcción de la identidad de sus miembros y en dar sentido a la conciencia de pertenencia a una comunidad. De ahí la importancia que tiene  el rigor historiográfico en la búsqueda de la verdad histórica desde la verificación confrontada de las fuentes.

La grave crisis cultural y sociopolítica en la que está inmersa nuestra sociedad occidental gaseosa viene determinada en gran medida por la atrofia de la memoria. La reflexión crítica sobre dónde estamos, de dónde venimos y hacia dónde vamos es actualmente  una tarea difícil. En una cultura donde predomina la velocidad y la provisionalidad, el olvido de la tradición y la memoria colectiva y compartida, propicia un campo bien abonado para la fragmentación de la historia y para su apropiación por el poder y las ideologías dominantes.  Cuestión que se hace sumamente grave cuando además se la utiliza como instrumento educativo al servicio de sus intereses espurios  y para la consecución de sus particulares fines políticos.

Cuando las ideologías se apropian de la historia, ésta se puede convertir con palabras de Paul Valéry en “el producto más peligroso salido del laboratorio de la inteligencia humana”.

 

Grupo AREÓPAGO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑