Hay últimamente muchas noticias sobre el deporte que tienen relación con el dopaje. Abrir un periódico y encontrar estos titulares: Detección del atleta Ilias Fifa; investigaciones sobre presunto dopaje sistemático en China; ciclista italiano da positivo en un control, etc. Estos son algunos de los titulares que recientemente hemos leído en la prensa y que nos demuestran que lamentablemente no siempre hay juego limpio en el deporte.

A lo largo de la historia del deporte mundial son cientos los deportistas sancionados por dopaje, entre ellos deportistas consagrados, relevantes en su disciplina, poseedores de récords mundiales y ganadores de medallas olímpicas. Deportistas que nos habían hecho creer porque así parecían demostrar espíritu de sacrificio y de lucha por ser los mejores en su especialidad. Todo era mentira. En realidad mejoraban su rendimiento con la ayuda de sustancias ilícitas. Sus éxitos falsos; éxitos del doping.

Aunque se conocen los efectos negativos del dopaje y las consecuencias que tienen para los deportistas, muchos son los que acceden al consumo de sustancias dopantes ilegales. El fin no justifica los medios. El éxito tampoco.

Cuando un deportista gana una competición confiamos en que es el mejor en velocidad, en resistencia, en fuerza o en superación. Da igual qué clase de deporte haga.  Pero cuando las noticias que nos llegan son relativas al éxito conseguido gracias a una sustancia prohibida, llega la decepción y el engaño. El deportista y la trampa entran a formar parte del partido. Nuevos protagonistas. Malos compañeros.

Si el deportista se ha dopado, ha cometido una infracción y ha atentado contra su salud. Una práctica antideportiva que le ha llevado a traicionar la confianza y los valores éticos del deporte. Por tanto cabe preguntarse ¿Dónde está la honestidad del deportista?. Si recurriendo al engaño se lleva a mejorar el rendimiento ¿Qué ejemplo se está ofreciendo a los jóvenes? ¿Qué imagen está dando el deporte? Una mancha en el deporte, difícil de borrar. Y que esconden  los principales valores del deporte –y tan necesarios en la sociedad- como son el sacrificio, la motivación, el trabajo en equipo, la disciplina, y el esfuerzo. Éxitos sí. Bienvenidos sean. Fraude no.

 

GRUPO AREÓPAGO