Areópago Diálogo

“Hacia una cultura del encuentro"

Tag: ética

El hilo de Ariadna

ariadnaTodas las civilizaciones, culturas y sociedades que se han sucedido a través de la historia se han visto sometidas a las experiencias propias de la vida humana: han nacido, evolucionado, se han expandido, languidecido y, por supuesto, fracasado y muerto. A estas experiencias vitales no es ajena nuestra cultura y estilo de vida actual. No puede eludir, por tanto, los fermentos de descomposición que como nuevos “minotauros” intentan devorarla.

No es tarea fácil para el simple observador de la realidad reconocer estos fermentos, pero tal vez se nos facilite el análisis si aplicamos un serio discernimiento a la respuesta que dio Gandhi cuando le preguntaron sobre los factores que podrían destruir al ser humano: “política sin principios, comercio sin moral, riqueza sin trabajo, educación sin carácter, ciencia sin humanidad, placer sin consciencia y religión sin sacrificio”.

A la vista queda, según estas sabias palabras, que la sociedad actual, si no está totalmente fracasada, sí está enferma y necesitada de una importante regeneración. Y puestos a discernir, es fácil constatar -recurriendo nuevamente al recurso del lenguaje mitológico- que aunque existen muchos “teseos”, personales y colectivos implicándose en la muerte del “minotauro” o “minutauros” que están fagocitando al hombre y a la sociedad actual, les resulta muy difícil ponerse de acuerdo sobre cuál es el “hilo de Ariadna” que permita salir de la caverna.

Hay un consenso muy generalizado entre las mentes más lúcidas del mundo actual en continuidad con el pensamiento clásico en señalar a la ética, y desde nuestra perspectiva a la ética de la virtud, como ese único hilo conductor capaz de sanar cualquier sociedad. “Sin ética no hay futuro posible, ni a nivel local, ni a nivel global” (F.Torralba 2016). Proponer las virtudes, tan desprestigiadas en los últimos siglos y ausentes en la actualidad como reliquias del pasado, como categoría ética supone considerarlas ejes de la tarea que en todos los tiempos ha sido su centro: buscar y enseñar la vida buena, personal y social.

Acontecimientos actuales de nuestra vida política, económica y social, donde la mentira, el cinismo, la corrupción, la insolidaridad, el ataque furibundo al adversario…, campan a sus anchas, producen sin duda indignación. Pero la indignación sin compromiso es un simple acto emotivo que no regenera, sino entristece.

Nuestro compromiso actual es buscar y enseñar la ética de las virtudes. Tarea ardua y trabajosa que ha de tener a las instituciones educativas, principalmente a la familia, y a la escuela como principal marco de entrenamiento. Es nuestro “hilo de Ariadna”.

GRUPO AREÓPAGO

Amistad cívica

 

opinión“La amistad también parece mantener unidas las ciudades. Y los legisladores se afanan más por ella que por la justicia”. Estas palabras de Aristóteles en su “Ética a Nicómaco” que tan brillantemente han sido desarrolladas por Adela Cortina en su última obra “¿Para qué sirve la Ética?”, pueden ayudar a situarnos ante el penoso espectáculo que está dando nuestra clase política y al que los ciudadanos de este país estamos asistiendo totalmente perplejos.

Se ha llegado a decir que la democracia es “el menos malo de los sistemas políticos”, pues asegura la participación de los ciudadanos en la política, asume el bien común como fin y criterio regulador de su práctica, y en su organización reconoce el principio de división de poderes. Pero como toda obra humana, está expuesta  a numerosas patologías, que tienen su origen en las malas prácticas políticas. Por desgracia en nuestra joven democracia existen múltiples referentes en este sentido: corrupción, pretensión de poder a cualquier precio, manipulación de masas, oportunismo, clientelismo, fraude electoral…

Pero a la vista de lo que está aconteciendo últimamente en la vida política de nuestro país, la más grave es la ruptura de la relación en concordia y lealtad de todas las fuerzas políticas que participan en el juego democrático. Adela Cortina lanza un mensaje muy significativo en este sentido cuando afirma que “no se construye una vida pública desde la enemistad porque entonces faltan el cemento y la argamasa que une los bloques de los edificios”.

Está claro que en la tarea política existen discrepancias inevitables, que los desacuerdos forman parte del humus político natural en una sociedad plural. Pero cuando esa legítima confrontación de ideas se transforma en defensa de los propios intereses particulares; cuando el diálogo que exige respeto y argumentación es sustituido por el insulto y la bronca; cuando al adversario político se convierte en enemigo…; entonces se está deteriorando la amistad cívica y con ello resquebrajándose el fin principal de la democracia que es la búsqueda del bien de todos los ciudadanos.

Repensar el papel de la amistad en el juego político es asignatura pendiente de nuestros políticos pues, como dice Aristóteles, es antesala para su tarea primordial de buscar la justicia.

Importa Andrea, no la eutanasia

El caso de Andrea, la niña de 12 años ingresada en el Hospital Universitario de Santiago afectada por una larga enfermedad degenerativa, ha reabierto de nuevo un oportunista debate sobre la eutanasia. La madre de la niña indicaba en los medios que “no estamos pidiendo la eutanasia, sino que le retiren el soporte vital que la alimenta artificialmente y que la seden para que se vaya poco a poco, tranquilamente”. La petición de los padres, no aceptada por los pediatras que la tratan, es la retirada de la alimentación de su hija bajo sedación para que así acabe su vida.

Es imposible valorar éticamente este caso sin conocer exactamente el diagnóstico, terapia y pronóstico de Andrea. Ahora bien, desde el punto de vista ético podemos decir que hay dos límites en el cuidado al enfermo: la obstinación terapéutica y la eutanasia. Ambas acciones son inmorales y contrarias a la dignidad de quien las sufre, las instaura o las solicita. La cuestión en este caso se coloca en si la alimentación e hidratación artificiales instauradas en Andrea se configuran como ensañamiento terapéutico y por tanto deben ser retiradas por desproporcionadas, extraordinarias o fútiles, o si, por el contrario, siendo medios proporcionados que cumplen su propia finalidad sin añadir males desproporcionados, su retirada provocaría la muerte por inanición y deshidratación y, por tanto, estaríamos delante de un homicidio compasivo, o eutanasia.

¿Quién puede resolver éticamente el problema? Ciertamente que un juez no tiene potestad ética para dictaminar sobre la vida o la muerte, la dignidad o no de una persona. Basta recordar el caso de Eluana Englaro en Italia, entre otros tristemente conocidos, para justificar lo afirmado. Entonces, ¿qué? Si la medicina no puede curar, sí puede cuidar, más aún puede incluso mimar y esto es lo que demanda la dignidad de Andrea. La medicina sin causar daño, dolor o malestar dispone de abundantes medios para cuidar con mimo a los enfermos sin atrasar irracionalmente su muerte, ni adelantarla injustamente. ¿No pedirán esto los padres de Andrea para su hija?

Grupo AREÓPAGO

Cuando hacer trampas no sale rentable

COCHETras ser destapado el fraude de Volkswagen en la emisión de gases contaminantes por algunos de sus motores, se encuentra en el mayor escándalo empresarial de los últimos años, y advierten, que en el mayor escándalo de la industria del automóvil de todos los tiempos. De momento hemos visto su caída vertiginosa en la bolsa tras saltar la noticia, la dimisión de su presidente Martin Winterkorn, el anuncio de multas millonarias todavía por cuantificar  y el compromiso por parte de la empresa de ajustar los motores de los vehículos vendidos fraudulentamente, también con un coste por cuantificar. Además, a todas estas consecuencias se encuentra la que quizás sea la más grave y la más costosa de reparar: la degradación de su imagen de marca. Imagen que también está repercutiendo en la industria alemana, siempre definida por la calidad y la eficacia, y que ha hecho que el gobierno de este país haya exigido a la empresa la inmediata gestión de la crisis.

El caso Volkswagen es un ejemplo de división entre ética y actividad empresarial  y cómo la partición de estos dos factores puede resultar muy caro. En estos momentos son muchos los consumidores, organismos, gobiernos e inversores que se sienten engañados y defraudados por la compañía. Tanto es así, que todavía resulta difícil predecir hasta dónde pueden llegar las consecuencias.

En la actividad económica, la posibilidad de conseguir objetivos por la vía rápida está siempre presente y es muy tentadora. Pero a la larga, los resultados pueden ser fatales. Ya hemos visto el desprestigio que han sufrido otros sectores en nuestro país, como es el caso de la banca, por hacer uso de una mala conducta.

Cuando el objetivo lícito del beneficio que ha de buscar cada empresa, se lleva más allá de la moral y las leyes, se entra en acciones ilícitas. Cuando el olvido de la leal competencia, el buen servicio al consumidor, la calidad del producto, la superación, el respeto de la legislación, deja paso al fraude, el engaño, la mentira y la acción delictiva, se pisa un terreno, que aunque parezca lo contrario, pone en riesgo la rentabilidad de la empresa.

Una vez más nos encontramos ante la prueba de que hacer trampas puede no ser rentable. Sin embargo, la ética en sí es un bien, un valor más a añadir a una marca y/o empresa y una apuesta por la rentabilidad. Hagamos nuestro el camino largo y laborioso de hacer las cosas en orden, teniendo en cuenta el bien común y la dignidad de las personas.

Grupo AREÓPAGO

© 2018 Areópago Diálogo

Theme by Anders NorenUp ↑