Hay noticias que suelen impactar, pero que los efectos dela velocidad a que está sometida nuestra vida cotidiana, pese a la trascendencia humana y social de sus contenidos, las reducen de inmediato a  olvido y provisionalidad. Es el caso de la noticia aparecida hace unos días sobre las heridas que un adolescente ha producido a su madre por no arreglarle su acceso a internet.

La sociedad  de estos comienzos del segundo milenio viene definida por un nuevo diseño social marcado por las llamadas “redes cibernéticas”. Las nuevas generaciones educadas a la sombra de este paisaje cultural han abandonado el referente tradicional de la pandilla –que sólo cumple su tradicional rito comunitario en los encuentros de “botellón”- para instalarse confortablemente en su propio espacio frente a la pantalla. Su mundo de relaciones se configura en torno al WhatsApp, el facebook, Twiter,… y los videojuegos. Muchos jóvenes de hoy, viven con la mirada puesta en la pantalla y los cascos en sus oídos. Miran pero no ven, y oyen pero no escuchan… Construyen su propio mundo interior con referencias muy dudosas.

Tal vez sea prematuro emitir un juicio sociológico sobre este fenómeno, pues se da la paradoja de que algo  bueno, útil y beneficioso como es el mundo de la imagen, internet y redes sociales, pueda convertirse en un serio problema personal, familiar y social. Muchos expertos, aun con disparidad de opiniones, comienzan a hablar ya de adicciones digitales. La pérdida de control en el uso de internet y el móvil; el malestar significativo cuando faltan o fallan, provocando síndrome de abstinencia; el tiempo excesivo de dedicación;… están produciendo en muchos jóvenes trastornos y desequilibrios en su salud mental y psíquica. Preocupante.

Es indudable que la cultura de la imagen lleva ya tiempo imponiéndose en la vida social. La pantalla y la técnica digital han conseguido con su poder seductor penetrar en todas las facetas de la actividad humana, incluida la educativa. La palabra, elemento fundamental de cohesión social, está desapareciendo de nuestras vidas y de nuestros hogares. Los centros escolares propician esta escaladacuando a estos medios técnicos, considerados “panaceasdidácticas”,se les convierte en finalidades educativas. Hoy es de vital importancia comprender que configurar la personalidad del niño, adolescente o jovenes el fin principal de toda acción educativa. Y para lograrlo en esta cultura de la imagen hay que priorizar la tareade educar la mirada y la escucha. La primera, para aprender a mirar sin absolutizar el medio; y la segunda, para aprender a interrelacionarse.

Un gran reto educativo para tiempos inciertos.

GRUPO AREÓPAGO