Areópago Diálogo

“Hacia una cultura del encuentro"

Tag: moda

La moda, un falso ideal

En las últimas semanas están ocupando portadas y noticias los diferentes desfiles de pasarelas que dan comienzo a la semana de la moda en nuestro país, y que pretenden dibujarnos las supuestas líneas que marcarán los estilos del año.

Se nos proponen unos modelos y cánones “perfectos”, que pretenden vendernos como fórmulas de la felicidad. Sin embargo, tal y como pone de manifiesto una simple consulta al diccionario, la moda no es sino simplemente un conjunto de perfiles que se usan durante un periodo de tiempo determinado. Por definición, la moda será efímera, tendrá un fin. Es la imagen que resume a la perfección uno de los males más característicos de nuestra sociedad: la ausencia de auténticos modelos solventes y duraderos. El bombardeo indiscriminado de influencias que recibimos y la dificultad de encontrar referentes sólidos hacen que muchos jóvenes tengan sus modelos de vida en ideales superfluos y caducos, sin llegar a profundizar en los valores que formarán su personalidad y que le acompañarán toda la vida.

En una sociedad visiblemente acomodada en la superficialidad y con gran cantidad de prejuicios, se hace imprescindible que nos paremos a pensar si estamos viviendo de forma auténtica y no siendo meros imitadores de patrones cortoplacistas. Si estamos siendo capaces de vivir nuestro propio ideario, que es Verdad actualizada a nuestra vida, sin fecha de caducidad.

Planteémonos que quizás nosotros mismos estamos llamados a ser referencia viva en nuestra propia familia, en nuestro trabajo, en nuestro ambiente; porque sólo empezando por nosotros mismos, ofreciendo a los demás las capacidades que tenemos, podremos ser creadores de “moda” y empezar a cambiar el mundo.

 

 

GRUPO AREÓPAGO

Devorados por la velocidad

velocidad

¡Qué difícil le sería hoy explicar a uno de nuestros clásicos de la literatura la gran fuerza antropológica de uno de sus célebres versos, se hace camino al andar!

Vivimos tiempos sobreacelerados. La velocidad y las prisas impregnan de tal forma y con tal intensidad la vida moderna que, en palabras de algunos, han adquirido categoría antropológica. Este fenómeno  no tendría la mayor incidencia vital si no fuera  porque afecta, y muy profundamente, a las más importantes dimensiones de nuestra vida relacional: la familia, el encuentro con los amigos, el desarrollo  del trabajo, nuestros espacios de ocio, la vida religiosa…

Las prisas se comen nuestro tiempo; propician la desaparición de nuestro entorno relacional del sabroso regusto de una conversación amena, y del cálido afecto de una amistad duradera, ¡no hay tiempo para escuchar! Los fenómenos y las realidades que nos envuelven pasan por nosotros sin detenerse, nos escamotean el inmenso placer del silencio, y nublan la belleza contemplativa del paisaje, para dejarnos, sin duda, la antipática sensación de no llegar nunca a nada, de lo indeterminado, del país de “nunca jamás… El stress y la depresión son enfermedades muy actuales.

Pero esta patología se agrava porque, de alguna manera, incide sobre otro fenómeno social muy propio de nuestro tiempo, la provisionalidad. La utilización cada vez más marcada del “usar y tirar”. Todo el entramado social se mantiene bajo este síndrome. Las noticias van y vienen y se suceden para pasar rápidamente a la categoría del silencio y el olvido. ¿Quién se acuerda ya del gran problema que representó el ébola, tan cercano en el tiempo, o la triste desgracia del avión de la Germanwings? Las cosas aparecen y desaparecen bajo el dictamen de la moda o en función del morbo que suscitan; la misma realidad informativa, los productos, los afectos… Los sociólogos hablan de consumismo de sensaciones, no hay que cansar al paladar. Nunca parece alcanzarse la saturación.

Difícil para esta cultura de ritmo trepidante, de la novedad permanente, la búsqueda de lo trascendente; difícil tomar distancia sobre lo que se está viviendo; difícil, por no decir imposible, la  reflexión, el discernimiento. ¡Cuántos proyectos políticos, económicos e incluso religiosos con grandes potencialidades de idealidad futura han sido devorados por querer llegar pronto a la meta! La velocidad devora a las personas y colectivos y anestesia la búsqueda del sentido de la vida. Difícil, muy difícil, hacer hoy camino al andar.

Grupo AREÓPAGO

© 2018 Areópago Diálogo

Theme by Anders NorenUp ↑