Areópago Diálogo

“Hacia una cultura del encuentro"

Tag: violencia

Como cada día 25

VIOLENCIA

Como cada día 25, el artículo del grupo Areópago tiene como tema central la defensa de la vida. Hoy es 25 de noviembre y se celebra el DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

En esta sociedad de la que formamos parte, cuando hablamos de violencia contra la mujer, rápidamente vienen a nuestra mente escenas en las que aparece un hombre (por así llamarle), golpeando, insultando, amenazando, incluso y por desgracia, quitando la vida a una mujer. Es evidente que cada mujer que cae herida o sin vida por la violencia de un hombre merece toda nuestra atención y que debemos hacer todo lo posible para que no se dé ni un caso más de ningún tipo de violencia.

Pero curiosamente, cuando se habla de mujeres víctimas de violencia, nunca se habla de los miles de mujeres asesinadas por el aborto, ni de las que son víctimas de él cuando por diversas y múltiples circunstancias se ven abocadas a tomar esta dramática decisión.

Hay un dato para muchos desconocido y que conviene traer a colación. Las pioneras del movimiento feminista, aquellas mujeres que iniciaron una loable lucha por la defensa de los derechos de la mujer, eran profundamente contrarias al aborto. Paul Alice, líder de la campaña que luchó por el reconocimiento del derecho al voto de la mujer en Estados Unidos, llegó a afirmar que “el aborto es lo último para abusar ilegítimamente de la mujer, el aborto es violarte hasta las entrañas”.

En el fondo de este relativismo que nos envuelve, en el fondo de la ideología de género que impregna leyes, movimientos, comunicación, información, hay de nuevo una tremenda dictadura, en la que los fuertes siguen abusando de los débiles. Pierden toda fuerza moral los que en aras de la defensa de la mujer, quieren protegerla del maltratador olvidando que no hay mayor maltrato que abocar a estas mujeres a tomar la decisión de acabar con la vida de su hijo (falta de ayudas sociales, falta de mensajes de refuerzo positivo en el momento del embarazo inesperado, falta de compromiso real con la maternidad, etc). Cuando, en el tú a tú con una mujer que ha abortado, puedes captar su profundo dolor, su rabia, impotencia, ira, sabes que aquella mujer ha sido sin duda víctima del mayor de los maltratos. Y su hijo/a también.

El rechazo de la violencia contra la mujer debería integrar también la ejercida por omisión ante situaciones de riesgo de aborto.

 

 

GRUPO AREÓPAGO

Violencia contra la mujer

violencia

Recientemente se han publicado los datos extraídos del informe anual de 2016 del Observatorio contra la violencia doméstica y de género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Según estos datos, el número de denuncias presentadas cada día por violencia contra la mujer, asciende a trescientas noventa y una. El número de mujeres fallecidas en ese mismo año, fue de cuarenta y cuatro.

A pesar de todos los esfuerzos realizados por las distintas administraciones y asociaciones, a pesar de las campañas de sensibilización que diariamente podemos ver en cualquier medio de comunicación, en redes sociales, etc; las cifras son ciertamente alarmantes.

¿Qué está ocurriendo para que este despliegue mediático, todos los esfuerzos hechos desde la educación y la cultura, no estén dando aparentemente ningún fruto y las estadísticas sean tan absolutamente dramáticas?

Las generaciones más jóvenes educadas en la tolerancia, en el reconocimiento de la mujer como igual, en el respeto a todos. Los jóvenes que han crecido celebrando el día de la mujer, participando en manifestaciones que reivindican sus derechos, sufren este drama de modo más acusado aún según estas mismas estadísticas.

Quien deduce que la violencia en el seno de la familia, es un fruto de una guerra de géneros, parte de un grave error y es por eso que al hacer mal el diagnóstico, el remedio aplicado no da el fruto que se espera.

¿Qué estamos haciendo mal? Sin duda, como decíamos antes, en primer lugar hay un error en el diagnóstico de la causa. Es imposible que los “remedios contra la violencia” den fruto si olvidamos que el hombre es unidad de alma y cuerpo.

Cualquier medida que olvide esta realidad, aunque se ponga en marcha con la mejor de las intenciones, quedará en papel mojado, porque no estará atajando el mal desde su raíz.

Las medidas a aplicar tendrán que ir necesariamente dirigidas a fomentar ese reconocimiento en el otro de un igual, de un hermano y por supuesto a tratar de curar, de sanar aquellos comportamientos que generan en el agresor estas conductas, sin olvidar que el hombre necesita también recibir cuidados en su dimensión espiritual y que es en esa área donde encontramos muchos de los comportamientos que dan origen a  esta violencia y falta de respeto al “próximo”.

Grupo Areópago

La fuerza del amor

amor

De nuevo miles de personas se han reunido en Madrid para manifestar el rechazo a la violencia machista. Son ya tantas las veces y tantas las personas que convocadas por la empatía han dicho no a la violencia del machismo, del terrorismo, del acoso, de la muerte de los inocentes en el seno materno… Es una necesidad personal y colectiva. Cuando no se vislumbra el cese de la violencia del tipo que sea, es necesario alzar la voz a coro para decir con claridad que estamos ahogados, que necesitamos y suplicamos que se acabe tanto dolor provocado por el violento.

Y los que están al frente de la sociedad para defender sus derechos fundamentales intentan escuchar (en el caso del aborto, no tanto) la voz quebrada y dolorida de los que sienten como suyo el dolor de las víctimas y, por eso, promueven iniciativas legales, teléfonos de ayuda, tribunales con especiales competencias… y, sin embargo, en la profundidad del corazón anida la sangrante sospecha de que dentro de poco volveremos a salir a la calle porque el dique de contención no ha podido con el tsunami de la violencia. ¿Quién podrá frenar la crecida de las aguas caudalosas?

Toda iniciativa es bienvenida, pero hasta ahora las instauradas no se han manifestado totalmente eficaces… Quizá convenga añadir a las que hay una nueva, audaz, quizá surrealista o absurda para algunos… pero ¿y si funciona? Todo atentado contra la vida de los demás nace de la existencia de una violencia fratricida en el corazón del hombre que empuja a aniquilar incluso a lo más amado: un hermano, un hijo, una novia, una esposa… Nada externo puede cambiar ese corazón; puede aminorar su virulencia o frenar por miedo su ira, pero no cambiarlo. Sólo una fuerza interior puede convertir la violencia del corazón en un amor que no mata, sino que da la vida por quien se ama y esa fuerza es Dios. Dios metido en el corazón. No perdemos nada por intentarlo…

 

Grupo Areópago

 

© 2017 Areópago Diálogo

Theme by Anders NorenUp ↑