Areópago Diálogo

“Hacia una cultura del encuentro"

Tag: turismo

¿Qué hacemos con las catedrales?

catedral toledo

Escribe Julio Llamazares en su columna titulada “Catedrales” (El País, 7/04/2018) que, tras un viaje de 16 años que le ha llevado a visitar las 74 catedrales españolas, llega a la conclusión de que estos templos “han sido despojados de su significación inicial y convertidos en simples museos por los que deambulan escuchando sus audioguías turistas de todas las procedencias salvo de la ciudad en la que se alzan”, habiéndose convertido así en “edificios vacíos de toda espiritualidad (religiosa o profana, tanto da) sin otro destino que el de generar dinero. Los mercaderes del templo hoy son los propios obispos.”

Detrás de toda generalización existe siempre un hecho verdadero. Pero en muchas ocasiones la generalización equivale a inexactitud, falta de rigor e, incluso, falsedad. El doctor David Burns llega a describir la generalización excesiva como una de las distorsiones cognitivas causantes de ansiedad o depresión (Sentirse bien, 1995).

Excede de las posibilidades de un artículo como este el analizar todas y cada una de las catedrales españolas y, además, en todos y cada uno de los momentos del año (cosa que, naturalmente, tampoco analiza Llamazares). Sin embargo, sí cabe señalar que la catedral de Toledo, si bien es culpable del delito de disponer de audioguías para los turistas —como denuncia Llamazares—, también es lugar habitual de celebración litúrgica de los fieles junto a su arzobispo, como se pone especialmente de manifiesto en Semana Santa, Pascua, Corpus Christi, inicio y clausura de curso pastoral o en las Jornadas Diocesanas de Pastoral; se celebra la Santa Misa, abierta a todos los fieles, al menos dos veces al día en rito romano y una en rito hispano-mozárabe; tienen lugar todas las celebraciones importantes de los seminarios mayor y menor, especialmente las órdenes sagradas; acoge y organiza celebraciones, ritos y oraciones especiales en Adviento, Cuaresma, octavario de Nuestra Señora del Sagrario, etc.; la custodia de Arfe no solo se utiliza para procesionar el día grande del Corpus Christi, sino que el Santísimo Sacramento queda expuesto en ella para la adoración de los fieles en la catedral durante los días previos y posteriores al Corpus. Por otra parte, existe un compromiso concreto del Deán y Cabildo Primado con los más necesitados, promoviendo acciones específicas a lo largo del año en colaboración con Cáritas Diocesana y acogiendo personalmente a las personas necesitadas en el templo para diversas actividades. ¿Se puede decir entonces, honestamente, que la catedral de Toledo está vacía de toda espiritualidad? Evidentemente, no.

Por supuesto que la religiosidad y la asistencia a las celebraciones religiosas se encuentran en evidente descenso en España —no solo en las catedrales—, y siempre se podrá mejorar el servicio a los fieles cristianos y a la sociedad que pueda prestarse desde las catedrales. Pero conviene cuidar la generalización excesiva que, a veces, busca más justificar un prejuicio que  encontrar la verdad.

Si el Estado financia el mantenimiento y reparación de las catedrales, a algunos les parece mal. Y si el cabildo cobra entrada para sufragar los cuantiosos gastos de mantenimiento y reparación sin depender del Estado, les parece también mal. Si las catedrales se usan solo para actos religiosos, exclusivamente para los católicos, les parece mal. Pero si se organizan exposiciones, conciertos y actividades culturales al servicio de la sociedad en general, también les parece mal. Si se dedican los templos a fines espirituales, caemos en el espiritualismo. Y si se acepta la visita turística y las actividades culturales, se está vaciando el templo de espiritualidad. Solo se verán satisfechos cuando consigan despojar a la Iglesia de sus bienes, como se ha puesto de manifiesto con las catedrales de Córdoba o Zaragoza.

En definitiva, haga lo que haga la Iglesia, hay personas que nunca estarán contentas simplemente porque la Iglesia les molesta. Y las catedrales, como signo teológico, como referente para la vida pastoral de la diócesis, como embrión de las actuales universidades, como anticipo de las instituciones asistenciales posteriores, como recuerdo visible de que son las raíces cristianas las que han forjado toda nuestra cultura occidental y europea, molestan también a quienes —quizá— desearían que la Historia hubiese discurrido de manera diferente.

GRUPO AREÓPAGO

Turismo de borrachera

En los últimos años, asistimos puntualmente con la llegada de los calores veraniegos, al fenómeno que se ha dado en llamar “turismo de borrachera”. Como nuestros lectores habrán deducido y ya sabrán, se trata de una forma de turismo barato que consiste en paquetes que las agencias venden, sobre todo a la población más joven, en el que se incluye el vuelo,  la estancia y la posibilidad de beber sin límites por muy poco dinero.

Cada año el mismo espectáculo: jóvenes borrachos tambaleándose por estos lugares de playa, agresiones y peleas motivadas por una agresividad mal controlada, agresiones sexuales, ruidos hasta el amanecer, basuras, etc, etc, etc.

Hace unos días, el representante de una de las ciudades de la costa donde se viene dando este triste espectáculo dio su opinión al respecto en un informativo nacional. Lo sorprendente fue que lejos de quejarse, comentó que “el turismo se tiene que adaptar a los nuevos tiempos, a las nuevas modas”.

¿Qué hay de fondo? ¿Qué revela esta respuesta?

No importa. Da igual si en mi ciudad hay jóvenes que ven en serio peligro su salud por las cantidades de alcohol que han ingerido, si algunas de estas chicas son agredidas sexualmente, si el ruido en la madrugada es insoportable, si las calles parecen vías de tránsito convertidas en basureros, da igual. Lo importante es que al final de la temporada, las arcas del municipio estarán un poco más llenas.

Mal vamos. Cuando un representante municipal prefiere que su ciudad sea conocida en España y en Europa por este nuevo modo de vacacionar, cuando se prefiere tener las cuentas un poco más saneadas a velar por la salud física y moral de las personas a las que se acoge, entonces ¿se puede llamar a este representante “servidor de lo público”?

Hay sin duda ejemplos muy positivos de personas que llevan a cabo su tarea como representantes políticos en las instituciones con verdadera preocupación y cuidado de las personas que tienen encomendadas, pero sin duda hemos de abrir bien los ojos, para que llegado el momento de elegir, sepamos en qué manos poner nuestros destinos.

GRUPO AREÓPAGO

© 2018 Areópago Diálogo

Theme by Anders NorenUp ↑