Areópago Diálogo

“Hacia una cultura del encuentro"

Tag: corazón

Firma invitada: Don Jaime Serrada Sotil. Educar el corazón

jaime serrada

“La reconquista del corazón”. Bien podría ser el título de una película de aventuras, o una historia épica medieval. Pero, en realidad, es la grande y grave tarea que, como educadores, tenemos como misión que se desarrolla día a día. Reconquistar el corazón del joven, del hijo, del alumno, hoy en día, es un reto, es el reto. Es el desafío que hace tambalear muchas veces nuestras convicciones y nuestros propósitos. Y como todo gran desafío, pide un gran esfuerzo. A esta tarea no se le puede hacer frente sin entregarse en cuerpo y alma, en tiempo y dificultad. Todos los que vivimos educando en la era digital tenemos esta experiencia. Experiencia educativa en ocasiones confusa, cansada. Pero, a la vez, gratificante y llena de esperanza. Benedicto XVI puso adjetivo a esta enorme tarea cuando habló de emergencia educativa.

Educar el corazón del educando significa configurar su deseo, su afecto. Para ello hace falta comprender el deseo como realidad educable, que se puede modelar. Así la persona podrá integrar sus deseos y orientarlos hacia el bien verdadero en cada decisión que deba tomar, en cada acción que deba realizar. “El hombre nace incompleto e inadecuado para el acto para el que está hecho. Sólo por medio de la educación, que puede desarrollar en él los gérmenes de las virtudes, puede crecer y adecuarse a la tarea para la cual existe” (Cf. L. Melina, Participar en las virtudes de Cristo, Ediciones Cristiandad, Madrid 2007).

Las virtudes son disposiciones internas, afectos integrados que mueven a la acción excelente. ¿Y cuál es la tarea para la que existimos? El don de sí, la donación de uno mismo a los demás. Por esto, lo que nos estamos jugando al educar la afectividad de la persona es su vida entera, es la posibilidad de que sea capaz de construir una vida grande, una vida plena, que descubra en el amor don de sí la guía de su historia. Educar el corazón, educar el afecto, no es otra cosa que educar en el amor para el amor.

 

Don Jaime Serrada Sotil,

director de proyectos y educador en la Fundación Gift&Task

Anotación: Don Jaime Serrada Sotil es el ponente de la tercera ponencia del  III Curso de “Formación Complementaria sobre sinergias educativas para el momento presente” que tendrá lugar el viernes, 23 de marzo, a las 18.00 horas en el Seminario Mayor de Toledo En esta ocasión. D. Jaime Serrada Sotil disertará sobre la importante tarea de la educación afectiva.

Carla y el milagro de la vida

Estos días muchos medios de comunicación se han hecho eco de esta noticia: “Carla ha sido dada de alta, la primera niña en España en recibir un trasplante cardiaco infantil AB0 incompatible”.  Carla, que ha sido un bebé anónimo hasta ahora, es la primera persona que han trasplantado un corazón de un donante con un grupo sanguíneo distinto al suyo. A Carla, ya en el útero de su madre le fue diagnosticada una malformación cardiaca severa, y desde su nacimiento estuvo en continuo tratamiento médico. El 9 de enero recibió un nuevo corazón.

El milagro de la vida y los avances de la ciencia han permitido que Carla pueda tener un futuro y una vida normal como el resto de los niños al que se le ha trasplantado un corazón. Todo pese a la larga espera y al sufrimiento de sus padres que en medio de la angustia esperaban impacientemente la noticia de un trasplante de corazón para su hija. En este caso la espera mereció la pena. La vida triunfa.

Desde la concepción nuestra vida no es fácil; es una lucha continua como demuestra la historia de Carla. Sin embargo, la vida siempre da oportunidades y esperanzas. La vida de todo ser humano es una carrera con muchos obstáculos pero que siempre merece la pena vivirla. De vez en cuando son personas anónimas como la familia donante del corazón de Carla, las que nos ofrecen una lección de gratitud y de amor a los demás. Una lección de generosidad enorme y de Amor con mayúsculas. Una lección que permite dar vida a otra persona, como Carla.

En esta sociedad donde el egoísmo reina y el individualismo se instala a sus anchas en nuestra vida diaria, esta obra de caridad y de generosidad no sólo sorprende por el excelente trabajo del equipo médico y por los progresos de la medicina y de la ciencia, sino porque ha salvado una vida. Y siempre, siempre merece la pena Salvar la Vida. La vida de personas como Carla.

GRUPO AREÓPAGO

© 2018 Areópago Diálogo

Theme by Anders NorenUp ↑