Black-Friday

Llega el Black Friday a nuestras vidas. Justo antes de que comience la campaña de Navidad, multitud de anuncios publicitarios nos avisan de la importancia del viernes negro, una oportunidad única para adelantar las compras de Navidad a precios únicos e irresistibles.

Los grandes descuentos y las mejores ofertas ya no sólo se concentran en periodos de rebajas o en fechas importantes, sino que continuamente estamos recibiendo anuncios sobre campañas destinadas al consumo desenfrenado como puede ser el Black Friday,  la campaña Mid Season, 3 x 1,  por poner unos ejemplos. Los descuentos y las promociones ya no sorprenden a nadie. Si se quiere incentivar la venta de un producto no hay nada mejor que bajar los precios y lanzar una atractiva campaña de marketing de atracción para que se consiga este objetivo.

En estas fechas prenavideñas, en las que lo que menos se celebra es la Navidad,  el gran consumo se activa de manera automática, y son muchas las asociaciones de consumidores y organismos oficiales los que ofrecen consejos para realizar un consumo responsable y seguro; también es la época en la que se realizan campañas de concienciación para un mejor consumo en Navidad, donde la economía familiar y personal se resiente.

Hoy en día estamos expuestos a una gran presión publicitaria y evitar consumir y malgastar se hace misión casi imposible, pero realizar un consumo razonable y sensato sí se puede conseguir si nos lo proponemos. Querer y poder. Ahora más que nunca deberíamos desarrollar nuestra capacidad crítica y reflexionar si lo que se va a adquirir es necesario, si es saludable, si cumple con los requisitos medioambientales, si es solidario o ayudará a alguien o a nosotros mismos. No caigamos en la tentación del consumo compulsivo que nos impone la sociedad del capitalismo. Digamos no a los anuncios que nos entran por los ojos e incluso hasta por las emociones para consumir en exceso, generando derroche.

La Navidad no es consumo; la Navidad no es gasto; la Navidad es alegría, es Buena Noticia. Es Caridad, es Amor. Es el Nacimiento del Hijo de Dios. Y eso no cuesta.

GRUPO AREÓPAGO