En una sociedad cada vez más polarizada, movida por el relativismo y por la búsqueda del bien individual, la voz de quienes, a la luz de la fe, desean ofrecer al mundo su visión del ser humano es más necesaria que nunca.

Desgraciadamente, ni en el debate político, ni en la vida social y, en ocasiones, ni siquiera nosotros mismos, a nivel personal en nuestro día a día, optamos por el diálogo como método para encontrarnos con el otro y para tratar de afrontar, juntos, la solución a los problemas que tenemos en común.

Sólo es posible dialogar si se parte del aprecio; únicamente puede entablarse una auténtica conversación si se hace con respeto. En uno y otro caso, además, ha de buscarse como finalidad construir, sin renunciar a los propios principios, pero convencidos de que podemos beneficiarnos recíprocamente.

Dialogar, construir, fomentar la cultura del encuentro es el objetivo que ha unido a un conjunto de personas (de muy diversa formación y ocupaciones profesionales), que tienen en común su fe en Jesucristo y su pertenencia a la Iglesia, para crear un grupo de opinión. Iremos presentando nuestras reflexiones a través de este altavoz que es Radiotelevisión diocesana de Toledo sobre temas de interés para la sociedad –algunos de actualidad y otros olvidados– como punto de partida para el debate y el encuentro.

El nombre del grupo, Areópago, evoca la colina en la que Pablo de Tarso habló a los sabios y líderes de Atenas del Dios desconocido al que veneraban en uno de los numerosos altares existentes en sus edificios sagrados.

Estamos convencidos del importante papel que tienen los medios de comunicación social, el areópago del siglo XXI, en la promoción de la cultura del encuentro. También de la buena voluntad de muchas personas que, con independencia de su fe, desean verdaderamente aportar sus ideas y su trabajo para la construcción de una sociedad mejor. Dialoguemos mutuamente para conseguirlo.

Escuchemos la voz de Areópago…