villancicos

“Los villancicos son perjudiciales para la salud”. Este fue el titular de una noticia de un programa de la televisión en España porque se hacían eco de un estudio británico de la psicóloga clínica, Linda Blair, que resumía que “los villancicos pueden tener efectos negativos en la salud de la gente, si trabaja en tiendas y supermercados”.  Según este análisis los villancicos que se escuchan antes de Navidad en establecimientos comerciales pueden dejar secuelas de estrés y ansiedad a los trabajadores que trabajan allí.

Los villancicos, que comenzamos a escuchar al inicio del Adviento, nos anuncian la Navidad. La música navideña nos prepara para el Nacimiento del Niño Dios.  Pero el actual uso que se da de los villancicos es un recordatorio para animar la época de excesos navideños, para fomentar las compras y los gastos en regalos, obsequios y celebraciones. Cuánto más alto suenen, más se compra.

Así como alumbramos nuestras calles con luces cada vez con más motivos que nada tienen que ver con la Navidad; decoramos nuestras casas y calles con árboles de Navidad y belenes que introducen en estos días santos. Hoy todavía siguen sonando durante estos días estas melodías que nos alegran la espera en la llegada de Dios que se hace hombre.  No olvidemos que los villancicos tienen un papel fundamental dentro de la tradición navideña, pues el sentido de los villancicos es anunciar el nacimiento de Jesús. Esta música navideña nos acerca al espíritu de la Navidad.  Son la sintonía que nos transmite la llegada del Salvador.

Lejos del bullicio, de las prisas, de los excesos navideños, que las panderetas, que las zambombas y que los tambores sean el hilo musical para recordar este acontecimiento tan importante que celebramos cada 25 de diciembre. No  olvidemos que la alegría y el gozo de la Navidad se manifiestan también en forma de villancico. Para nada son estresantes. Para nada son malos, por eso “resuenen, como dice el villancinco, con alegría los cánticos de mi tierra”.

 

Enlace noticia: https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20171109/260724429_0.html

 

 

GRUPO AREÓPAGO